Para ser artista hay que tener una mente creativa, y para ser coleccionista de arte también hay que ser creativo. Mi amigo Lluís Morón, una mente inquieta, creativa, activista social, coleccionista y muchas otras cosas tiene una colección de obras de arte pintadas sobre tablas de snowboard. Es una colección única en el mundo, puesto que él mismo durante años se ha dedicado a encargar a amigos artistas, ilustradores, diseñadores y arquitectos cada una de las piezas para esta colección. Ahora están a la venta y se pueden encontrar en taules-taulons.com.

SnowÁfrica es la pieza realizada por mi, es una pintura de técnicas mixtas en blanco y negro, inspirada en África, concretamente en ciertas estéticas geométricas muy populares de Burkina Faso. Donde la tradición plástica y el cuidado y mantenimiento de las pinturas por muchas de sus poblaciones están instauradas desde tiempos remotos. Tienen un componente primitivo y ecológico, porque las casas se mantienen se cuidan y perviven a lo largo de los tiempos. Esta cuestión no es algo menor, sino algo que trasciende a todo lo cultural, lo bello y a una voluntad de preservar. La acción de preservar unas tablas que ya habían cumplido su función, una superficie donde se había estado haciendo deporte y disfrutando, me vinculó esa idea de trascendencia.

La colección se expuso por primera vez en Sant Joan d’Arties del Val d’Aran (2014), después en el Disseny Hub de Barcelona (2015) con más piezas y finalmente, ya completa con un total de 69 obras y con el título de “Nieva en Madrid”, en la sede de la revista Visual dentro de la programación del Madrid Design Festival (2019).