Un tapón de corcho por una vida digna

aflote es un proyecto que nace para ayudar a la integración social y contribuir a reducir el impacto medioambiental mediante el reciclaje de los tapones de corcho que se recoge en los restaurantes de la ciudad. Convirtiéndolos en objetos que se ponen a la venta –una caja, una lámpara o un florero–, se genera empleo y recursos económicos para personas de colectivos desfavorecidos. Con ello les ayudamos a que puedan tener una vida más digna.

La iniciativa está promovida por Lluís Morón y organizada desde Foundawtion, una institución privada sin ánimo de lucro que ha desarrollado otros proyectos de carácter social. Más de 250 restaurantes y establecimientos de hostelería colaboran actualmente con aflote, una cifra que se doblará durante este año, a los que se han sumado importantes bodegas como Can Ràfols dels Caus, Gramona, Maria Rigol Ordi, Mestres, Recaredo y Sumarroca.

En Cataluña se descorchan cada año 100 millones de tapones de vino y otros 30 millones de tapones de cava. En total son más de 500 toneladas métricas de residuos. El corcho es en sí mismo un material natural que se extrae de un árbol que lo regenera con el paso del tiempo. Un ejemplo de equilibrio sostenible en la gestión agroforestal, pero se desecha después de haber cumplido su función. Reciclándolo se integra por completo en la economía circular.

Esta pieza se puede encontrar a la venta en aflote.

Reciclaje y generosidad colectiva

Hasta ahora se reciclaba el vidrio de las botellas de vino y de cava, pero no el corcho de sus tapones. Con ese material como materia prima trabajan desinteresadamente diseñadores y artistas para darle un valor añadido, como objeto y ejemplo de que entre todos podemos inventar una ideología nueva para salvar el planeta, ayudando a los que lo habitan y más lo necesitan: la generosidad colectiva. Lo dijo un sabio, Jorge Wagensberg, y queremos hacerlo posible.

Jaime Hayon, Pepa Reverter, Otto Canalda y Ramón Úbeda han diseñado las primeras piezas, son productos relacionados con el sector de la restauración que pueden volver a su origen para acabar de cerrar el ciclo: los clientes de los bares y restaurantes consumen botellas diariamente, el local guarda sus tapones en un contenedor específico, aflote se encarga de su recogida y transporte hasta la fábrica donde se procesan, trituran y convierten en, por ejemplo, un bonito y decorativo florero.

El florero Flors se fabrica con aproximadamente 425 tapones de corcho reciclado por aflote.

Medidas 135 (Ø) x 250 (h) mm. 

A la venta en aflote.org

El florero Flors se fabrica con aproximadamente 425 tapones de corcho reciclado por aflote.